viernes, 11 de febrero de 2011

LA PEDAGOGÍA DEL MIEDO

   
El temor ha sido utilizado para controlar el hábito y conducta de los niños, tanto en la escuela como en el hogar y ha cobrado persistencia en la educación tradicional, con intimidaciones, golpes y castigos. Pero desde la antigüedad se vislumbra un miedo más psicológico, un panteón teratológico de ostentos, monstruos y portentos. En la Odisea (el libro que educó a los griegos antiguos) desfilan Sirenas,  arpías, brujas y cíclopes; además de la mitología griega y romana se observan lamías, gorgonas, sátiros, centauros, hiedras etc. En la Edad Media llegaron los demonios del bajo astral; en la Ilustración las figuras grotescas tomadas del clasismo romano. En el romanticismo, las historias góticas con vampiros, gárgolas y aparecidos.

Todos estos monstruos han sido utilizados en los cuentos de abuelas y nodrizas como un conductismo siniestro para atormentar y controlar la conducta de la niñez de épocas antiguas.

Todo esto no termina en el pasado con su literatura, mitología e iconografía, porque en épocas contemporáneas también existen temibles monstruos creados por el cine, las leyendas urbanas y la literatura utilizados con el mismo propósito de controlar por medio del miedo.

Un libro que me llamó la atención con respecto a este tema y que se utilizó para educar (en el miedo) es el Struwwerlpeter (Pedro el despeinado) libro infantil escrito en 1884 por el alemán Heinrich Hoffman para educar a su hijo. L a obra es un catálogo de horrores que muestra escenas trágicas que le suceden a algunos niños por ejemplo: una niña que muere quemada al jugar con cerrillos, otro niño que no quiere comer su sopa y muere de hambre estilo anoréxico, también hay niños distraídos y traviesos con mala conducta como el niño que se chupa los dedos hasta que un sastre se los corta con sus tijeras de un solo tajo. En esta obra se observa una educación castrante y represiva de la Alemania del siglo del siglo XIX. En la actualidad no es recomendables para menores, al igual que el libro de cuentos que escribió Bram Stoker porque eran demasiado tenebrosos.

Otro personaje interesante que es retomado por E.T.A. Hoffman es “El hombre de la arena” (Der sadman) un ser bondadoso, pero que Hoffman le dá un giro siniestro y malévolo que es la pesadilla de los infantes porque le saca los ojos a los niños que se portan mal. Tal vez este personaje haya inspirado a Metallica para su canción de “Enter Sadman”

El maremágnum de entes y monstruos que con la finalidad de atemorizar y controlar los hábitos de los pequeños pueden clasificarse de la siguiente manera:

1. Seres que se tragan a los niños: el Papón y los ogros.
2. Los chupasangre: vampiros (Lilith, Caín), lamías y brijas.
3. Seres que se llevan a los niños sin comérselos: el hombre del saco, hadas, trolls, duendes, extraterrestres,    aves rapaces, el diablo y el flautista de Hamelin. (Lo peor que le puede pasar a un niño es que lo separen de sus padres)
4. Animales: el zorro, el lobo, las hienas y las arpías.
5. Personajes históricos: Herodes, el meco, Drake, los gitanos y últimamente el Michael Jackson.
5. Entes abstractos: la noche, la niebla y la muerte.
    (Algunos de estos entes pueden encajar en otras categorías)

Pero el ente más famoso de toda esta lista de siniestros personajes es el famoso “Coco” y tal vez no exista un niño que no haya sido asustado y amenazado con el Coco, porque es el personaje más omnipresente y es el arquetipo del inconsciente colectivo. En el diccionario de Sebastián Covarrubias (1611) aparece el significado del Coco: … figura que causa espanto… está en lo oscuro o muestra color negro de Cus… En otro diccionario de Joan Corominas, dice: los compañeros del navegante portugués  Vasco da Gama llamaron así al fruto del cocotero por semejanza de la cáscara y sus tres agujeros con una cabeza con ojos y boca, como la de un coco o fantasma infantil. Sin embargo, su etimología parece derivar del griego: “kakós” que significa feo, deforme y mal hecho; otro significado es “Kókos” que significa grano o pepita.

Lo seguro es que todos estos monstruos, reales o imaginarios, son el origen de pesadillas, temores, traumas y fobias que surgen en la infancia provocando daños psicológicos. Lo importante es utilizar otros métodos y procedimientos para lograr mejorar la conducta de los niños sin recurrir a los Cocos, ni crearles miedos irracionales ya que el Coco se niega a desaparecer en el olvido y cada vez expande su miedo a otro público de más edad porque podemos decir que el Jason es el “Coco” de los adolescentes.

5 comentarios:

Calister Castillo Castellanos dijo...

Muy buen planteamiento y desarrollo del tema de la pedagogía del miedo que compartes Calister. El que hiciste de Bart Simpson no me pareció muy acertado en muchos aspectos que analizaste sobre el inquieto personaje de caricatura, pero igual fue divertido leerlo.

Gracias por compartir tus interesantes conceptos pedagógicos.

Saludos

César Arellano

Victoria Chantal dijo...

Lo que sostienes en tu argumento me parece atinente, y me amplias mas sobre los diferentes personajes que han existido desde epocas atras, todo con la finalidad de engendrar el temor en los niños supuestamente para su educacion y mejora de su conducta, sin embargo bien sabemos que hoy en dia esto no es lo adecuado o mas optimo, sin embargo se sigue sigue aplicando aun entre los profesionistas o educadores como medio facil y accesible de control, gracias por compartir tus conocimientos y espero que ahora que tienes ya dos bebes no llegues aplicar este metodo...saludos..bye

Victoria Chantal dijo...

Me parece muy bueno tu argumento, y tambien me ampliaste mas sobre los distintos personajes que se utilizaban desde epocas anteriores todo con el fin de engendrar el temor en los niños, pero en la actualidad se sigue empleando este metodo con el fin de controlar la conducta de los niños, aun profesionistas y educadores lo siguen empleando y que pena por esto, ahora que ya tienes dos hijos espero y no emplees esta pedagogia barata, ya que como tu dice no es lo mas adecuado, saludos, y gracias por compartirme tus buenos argumentos.

Calister Castillo Castellanos dijo...

Analizando los cocos de los adolescentes en las películas me encontré con algunos monstruos ficticios de la mitología contemporánea: Freddy Krueger (Pesadilla en la calle del infierno) es un coco más metafísico que solo mata en las pesadillas y malos sueños. Jason (Viernes 13) se dedica a matar adolescentes que tienen relaciones sexuales premaritales. El personaje de Scream asesina a jóvenes que se relacionan amorosamente con él; pero Michael Mayers de Halloween es el más malvado porque él mata a buenos y malos agarra parejo pues nadie necesita portarse bien o mal para ser su víctima.

Calister Castillo Castellanos dijo...

Si Chantal ya ves que Axael solo esta hablando de fantasmas y luego tien,e m,ucho miedo estar solo y en la oscuridad...